En medio del escenario hay un hombre sentado en una extraña postura. Se encuentra sobre una silla inclinada donde apoya su espalda. Encima de sus piernas levantas hay otro hombre, que al ser impulsado hacia arriba lleva a cabo vueltas, giros y saltos con una armonía de movimientos digna de un campeón olímpico

Ver el artículo completo

Autor:  Santiago Rivera Matiz

Publicado en: http://issuu.com/marinemorera/docs/revista_easyfly_febrero_2010